Noticias

Loading...

viernes, 2 de julio de 2010

ENFOQUES TEÓRICOS Y METODOLÓGICOS DE LA ECONOMÍA POLÍTICA: RELACIONES ECONÓMICO-SOCIALES EXISTENTES

INTRODUCCIÓN
  
Para mejor comprensión del problema que nos ocupa habremos de entender que en la economía, como en cualquier ciencia, existen diversas posturas o enfoques desde los cuales son definidos y abordados los objetos de estudio de la disciplina, siendo necesario para su total compresión el abordar la ciencia a partir de la “reconstrucción del horizonte de comprensión pre-filosófico” (1), es decir desde el origen mismo de la diversidad, o desde la llamada “esencia”, campo de acción de la filosofía y específicamente de la filosofía de la ciencia o epistemología.
 
Paul Singer menciona que no se trata de un debate “objetivo”, es decir, que no se trata de un problema que se dé en el plano de la interpretación o comprobación de los hechos, sino que se trata más bien de una toma de posición todavía más anterior, de una toma de posición precientífica.(2)
 
En esta pequeña reflexión habremos de explorar, de manera sumamente general, las posturas de la teoría económica a partir de las cuales surge una diversidad de opciones, con sus respectivos problemas y consecuencias, para abordar esa parte de la realidad que corresponde al campo económico.
 
Lo anterior Osorio Jaime lo señala de la siguiente manera:
 
“Toda reflexión científica, de manera abierta u oculta, se realiza a partir de ciertas concepciones, sea sobre la realidad, sobre qué significa conocer y cómo alcanzar conocimiento, sobre la relación individuo-sociedad, y muchos otros. Ellas definen el horizonte de visibilidad de la reflexión, los problemas y preguntas que se plantea, lo que ilumina y lo que queda a oscuras”. (3) 


RELACIONES EPISTEMOLÓGICAS EXISTENTES EN EL CAMPO ECONÓMICO: TENSIÓN DE ENFOQUES.
 
El principal punto de tensión existente entre las diversas corrientes se muestra claramente en la particular visión que cada uno tiene de los enfoques respecto de las relaciones que se dan en el campo de la economía, situación que de origen es generadora de concepciones distintas de la realidad-mundo en el campo económico, dotándose cada postura con un lenguaje propio que llega en ocasiones a ser contrapuesto (4), recordemos que el bagaje conceptual se refiere al conjunto de abstracciones que permiten una interpretación del mundo: “los límites del lenguaje son los límites del mundo”.
 
Para la llamada teoría económica clásica, el hombre desde su origen va relacionándose con la naturaleza de manera que va formando un vínculo de interdependencia tal que llega a transformarla y explotarla, estableciendo una relación hombre-naturaleza, donde ésta aparece como un medio ilimitado para la satisfacción de nuestras necesidades, su principal análisis es a través del dato duro, es decir la cuantificación de las relaciones económicas.
 
En este enfoque se ve claramente la postura que muestra la existencia de una relación económica entre hombre y naturaleza, existiendo ésta última dentro de lo económico solo en la medida en que es satisfactor de necesidades; esta postura ve solamente la posibilidad epistemológica del objeto, relación hombre-naturaleza, en donde se agota el campo de acción de la economía, dejando fuera aspectos de la relación entre sujetos, o lo que es lo mismo hombre-hombre -relaciones sociales-, principio esencial de la postura económica y social marxista, contrapuesta a la visión económica clásica que parte desde el análisis del individuo y no de las relaciones existentes entre hombres.
 
En el esquema de Samuelson, la economía política deja de ser entendida sobre la base de relaciones entre individuos, para concebirse en relaciones entre individuos y cosas –naturaleza-; Por lo tanto el objeto de estudio de la economía clásica de Samuelson prescinde de relaciones sociales, centrándose en analizar y explicar los fenómenos desde perspectivas de causa-efecto, tales como desarrollo económico, precios, empleo, distribución, etc.; con lo que su enfoque es, como ya se mencionó, en base al objeto epistemológico solamente, excluyendo al sujeto.
 
Muy diferente es el concepto de la economía política de Oscar Lange, quien al introducir el elemento social –sujeto epistemológico- la define como “la ciencia de las leyes sociales que rigen la producción y la distribución de los medios materiales que sirven para satisfacer las necesidades humanas”, realizando su análisis desde un aspecto cualitativo de las relaciones existentes.
 
“la economía política no trata de cosas, sino de relaciones entre personas y, en última instancia, entre clases; si bien estas relaciones van siempre unidas a cosas y aparecen como cosas" (5).
 
En este segundo enfoque, el autor mantiene una postura epistemológica que concibe en unidad la relación Sujeto-Objeto que dicotómicamente se influyen una a otra, aunque termina por dar mayor preponderancia al sujeto, que a su vez está considerado dentro del mismo objeto del conocimiento.
 
El objeto de estudio en ambos enfoques, de Samuelson y Lange, pareciera ser el mismo, el desarrollo, el empleo, los precios, etc., pero por la manera en que lo abordan dotan de una visión completamente diferente a su perspectiva metodológica, misma que se objetiva en la concepción de las relaciones del objeto, para el primero; y en las relaciones sociales dicotómicas sujeto-objeto para el segundo –metodología individualista o de relaciones sociales-.
 
Los problemas, efectos, soluciones y resultados son drásticamente diferentes frente a cada una de las posturas, con lo cual se explica gran parte de los problemas y luchas de nuestro actual estado de cosas.
 

CONCLUSIONES
 
La importancia de la identificación y comprensión de las diferentes posturas de la economía política, y de cualquier otra ciencia, radica en que nos permite posicionarnos y vislumbrar el campo de acción que le corresponde a cada una, abstrayendo la realidad de tal manera que podamos distinguir las necesidades y posibles soluciones de su campo de acción, de acuerdo con la concepción específica, generando un proceso racional que deja fuera aspectos tales como el fanatismo y la ceguera ideológica, propiciando generar el acercamiento a la objetividad propia de la ciencia.
 
Las hipótesis más fundamentales de cada postura son un parteaguas que nos explican la variedad de los diferentes elementos que se encuentran en juego, como causantes y accionantes de las más diversas complejidades económicas de nuestra realidad. 
 
Para autores como Paul Singer, fue Oscar Lange quien públicamente aceptó que algunas de las hipótesis operativas de la economía marginalista-keynesianista, clásica, son tomadas y utilizadas por la postura del valor-trabajo, para explicar fenómenos microeconómicos, sin que se cimbren los cimientos de ésta que, según el mismo autor, son los de una postura más a fin al análisis macroeconómico; situación que no es posible de manera inversa, ya que es inconcebible por el choque metodológico y teórico existente que generaría el derrumbamiento de los principios del enfoque clásico. (6)
 

BILBIOGRAFÍA
 
(1) Dussel, Enrique. Introducción a la filosofía de la Liberación. Edit. Nueva américa. Colombia: 1995 pp. 63.
 
(2) Singer, Paul. Curso de introducción a la economía política. Edit. Siglo XXI, 12ª edición. México: 1999. p 14.
 
(3)Docente e investigador, Departamento de Relaciones Sociales, Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco. Dirección electrónica: josorio&correo.xoc.uam.mx
   
Disponible en: http://www.herramienta.com.ar/revista-herramienta-n-26/critica-de-la-ciencia-vulgar-sobre-epistemologia-y-metodo-en-marx
 
(4) Singer, Paul. Obr. Cit. p. 13.
 
(5) Engels, "Carlos Marx. Contribución a la crítica de la economía política", en Marx-Engels, Obras Escogidas, t. I, pág. 529.
   
(6) Singer, Paul. Obr. Cit. p. 32.